En este momento estás viendo Vínculos legales: la patria potestad y la responsabilidad parental en Colombia

Vínculos legales: la patria potestad y la responsabilidad parental en Colombia

Nuestra legislación reconoce la primacía de los derechos inalienables de la persona y ampara a la familia como institución básica de la sociedad, otorgando derechos fundamentales a los niños, niñas y adolescentes, como el derecho a la vida, la integridad física, la salud, la seguridad social, la alimentación, entre otros.

En ese sentido y como concepto fundamental en el derecho civil y de familia en Colombia, la patria potestad se define como el grupo de derechos que la ley le reconoce a los padres sobre sus hijos no emancipados, para facilitarles el cuidado, la crianza y la educación.

Este vínculo legal establece una relación de autoridad y responsabilidad parental que implica una serie de obligaciones y prerrogativas para garantizar el bienestar de los niños, niñas y adolescentes.

En Colombia, la patria potestad se encuentra regulada en la Constitución Política, el Código Civil, el Código de la Infancia y la Adolescencia y los tratados internacionales ratificados por Colombia, las cuales protegen los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Uno de los principios fundamentales que rige este concepto es el interés superior de los niños, niñas y adolescentes, el cual prima en todas las decisiones y acciones relacionadas con su crianza y cuidado. Además, está orientada a proteger a los hijos contra toda forma de abandono, violencia física o moral, secuestro, venta, abuso sexual, explotación laboral o económica y trabajos riesgosos.

La patria potestad comprende diversas facultades, entre las que se encuentran la representación legal de los niños, niñas y adolescentes, la administración de sus bienes, la toma de decisiones sobre su educación, salud y actividades extracurriculares, así como el deber de proporcionarle alimentos, vestido, vivienda y afecto.

Es importante destacar que la patria potestad es un derecho que recae tanto en el padre como en la madre, sin importar su estado civil o situación legal, y en caso de separación, divorcio o fallecimiento de uno de los progenitores, este derecho podrá ser ejercido de manera conjunta o individual, dependiendo de las circunstancias particulares de cada caso.

El Estado puede intervenir para proteger los derechos del menor a través de medidas de protección especial cuando se presenten situaciones excepcionales cuando los padres no puedan o no estén en condiciones de ejercer adecuadamente la patria potestad, por ejemplo, como la designación de un tutor o la declaración de adoptabilidad.

Es fundamental tener en cuenta que la patria potestad implica no solo derechos, sino también deberes. Los padres tienen la responsabilidad de velar por el bienestar físico, emocional y social de sus hijos, así como de orientarlos y educarlos con valores que promuevan su desarrollo integral como personas.

En resumen, la patria potestad es un vínculo legal que establece una relación de autoridad y responsabilidad parental sobre los hijos, orientada a garantizar su bienestar y desarrollo integral. Es un conjunto de derechos y deberes que debe ser ejercido de manera responsable, consciente, respetuosa y en beneficio de los niños, niñas y adolescentes, siempre bajo el principio del interés superior del niño.